miércoles, 10 de julio de 2013

Leonardo Sbaraglia: La calidad no importa, todo se ciñe al mercado.

Leonardo Sbaraglia interviene en ‘Sola contigo’, un thriller de Alberto Lecchi (‘El frasco’), en el que Ariadna Gil interpreta a una mujer que recibe una amenaza de muerte.
-¿Cómo es tu personaje?
-La película funciona como una cuenta atrás de todas las cosas que el personaje de Ariadna debe hacer antes de morir. Entonces aparece mi personaje, un comisario de policía. Establecen una relación profesional, pero cualquiera de los hombres que aparecen en la película podrían ser sospechosos de ser el asesino. Mi personaje podría ser el que la viene a salvar de la muerte o no, ya que es un tipo de características bastantes sórdidas y oscuras.
-No es la primera vez que trabajas con el director.
-Había trabajado con él en ‘Epitafios’, una serie muy buena que se hizo para HBO desde Argentina. Ahí descubrí que es un director que tiene mucho respeto por el trabajo del actor y que te hace sentir muy seguro delante de la cámara. Esta es la primera vez que trabajo con él en cine y volvió a ser una experiencia muy placentera.
-¿Crees que es una historia realista?
-Es una película atípica para su cine, que suele ser más cotidiano. Es negra, oscura, y con una estética muy elegante y precisa. La historia podría suceder, pero la estética y la narración parecen de una historia de cine francés de los 60.
-Los thrillers hacen taquilla en Argentina.
-Creo que el thriller se ha desarrollado más como género en España. En Argentina es algo relativamente nuevo, salvo excepciones, pero en general se llevan más las películas hiperrealistas y costumbristas. Últimamente han salido algunos thrillers que han funcionado.
-El hecho de trabajar tanto en producciones españolas y argentinas, ¿facilita las cosas a la hora de encontrar proyectos interesantes?
-Sí, así como en su momento la situación estaba más complicada en Argentina y yo tenía la suerte de trabajar mucho en España. Ahora la situación del cine en España es más delicada y hay más problemas de financiación. Es una suerte y un privilegio poder trabajar en ambos países. En Argentina ahora se hace mucho cine, a veces con un presupuesto muy limitado. En España cuesta más hacer películas de bajo presupuesto así que directamente no se hacen, aunque últimamente esto está cambiando un poco.
-¿Consideras que el fin de ‘El misterio de Calenda’ fue prematuro?
-A mí me convocaron para trabajar sólo en el primer y segundo capítulo y el trato fue muy bueno. Dado lo que cuesta financiar el cine en España últimamente se apuesta por series más grandes y en televisión se pueden hacer cosas muy buenas también.
-Pero no se da tiempo a que calen.
-Eso es porque hay una política de mercado atroz. Todo se ciñe cada vez más a lo que funciona económicamente o no, más allá de la calidad. En el cine ocurre también, aunque empiezan a aparecer circuitos de exhibición alternativos.