martes, 12 de mayo de 2015

Leonardo Sbaraglia Acaba de estrenar Choele, y este año rodará al menos otras cuatro películas.


Cinco minutos en una esquina transitada de Palermo bastan para corroborar el antes y el después que marcó Relatos Salvajes paraLeonardo Sbaraglia en su vida. Si el tipo ya era un actor popular, la película de Damián Szifron parece haberlo catapultado al podio de los actores argentinos más populares junto a Ricardo Darín y Guillermo Francella.
Las chicas le piden fotos y autógrafos, los hombres lo saludan y lo felicitan. "Muy buena Relatos Salvajes", le dice un veterano, y le da un apretón de manos. Él se entrega a los transeúntes entre incrédulo y halagado. Y bromea: "Estoy para candidatearme".

Futuro
Si bien Sbaraglia tiene un papel importante, Choele pone el foco en Coco (Lautaro Murray), el chico que hace de su hijo. El actor analiza la trama: "Frente a la muerte de un proyecto, de un matrimonio, hay un duelo. Y frente a esa muerte aparece el eros, la vida. El chico canaliza ese dolor a través de un despertar sexual. Es un enamoramiento ilusorio, irreal, es su manera de tapar esa pérdida".
También filmó No te olvides de mí, la ópera prima de Fernanda Ramondo. Allí, el actor se mete en la piel de Mateo, un anarquista que sale de la cárcel y recorre el sur argentino junto a dos hermanos que buscan a su padre.
Por estos días, Sbaraglia se prepara para su papel de boxeador en Sangre en la boca, del director Hernán Belón (El campo), con Eva De Dominici. "Es una historia de amor y violencia. Tiene algo del clima de El último tango en París: dolor, violencia y erotismo", avisa. Este año también filmará El túnel, de Rodrigo Grande (Rosarigasinos), con Echarri, Fanego y Lennie.