domingo, 2 de noviembre de 2014

Leonardo Sbaraglia: confesiones a pie de raíl




Leo Sbaraglia a punto de subir a un tren hacia San Sebastián.
¿Qué dibujas?
Caras, paisajes...Los voy poniendo en Instagram.
¿Qué lees?
Ahora voy a empezar El Aleph, de Borges. Acabo de terminar Colmillo blanco, de Jack London, hablando de lo salvaje...
¿Qué tienes de argentino?
La picardía. El argentino tiene esa especie de humor astuto siempre pegado al pensamiento.
¿De dónde vienes?
Mis abuelos maternos eran de un pueblecito cerca de Florencia. Tengo una abuela de Roma. Creemos que los Sbaraglia provienen de Génova, y losGargano de la zona de Calabria. También tengo una parte de mi padre de Navarra, los Vergara...Buena mezcla.
¿Cuál es tu mejor recuerdo?
Un viaje por la Toscana con mi abuelo Luigi, en el año 95, fuimos los dos solos.
¿Cómo eras de niño?
Travieso. Prendía fuego a los bichos, trepaba por las barandas... Vivía en un barrio a las afueras de Buenos Aires. Nos pasábamos el día jugando al fútbol. Éramos medio vándalos, pero no había ninguna maldad.
¿Qué querías ser de mayor?
Nada en especial. Tenía sensaciones, mucha curiosidad, ganas de expresarme..., pero no sabía cómo hacerlo. Hasta que descubrí el teatro a los 11 años. Mi madre estudiaba interpretación y me llevaba con ella. En el aula del colegio me sentía una hormiga, pero en el teatro era un gigante.
¿A qué actores te hubiera gustado conocer?
A Ingmar Bergman. A marlon Brando.
¿Qué pone en tu estado de WhatsApp?
No sé...Disponible. ¿Pero había que poner un estado?
Tags: 
·       Cine, Estilodevida , Ocio