lunes, 21 de julio de 2014

Leonardo Sbaraglia - Relatos Salvajes - Cuando vi la película en Buenos Aires me encantó y pensé: “qué bueno que va a Cannes”

   

¿Cómo fue esa experiencia en Cannes?¿Se trabaja en los festivales?
No haces otra cosa que trabajar. Supongo que de afuera estas cosas se ven como la joda loca, pero dormís cuatro horas por día porque tenés que trabajar. En festivales que son tan protocolares, como el de Cannes, que es muy serio, le dan dos días a cada película de la competencia oficial, luego prácticamente te rajan. Te dan el principado dos días y luego, a menos que ganes algo, volvés a ser parte del staff. Pero la dinámica es de mucho trabajo, no parás
-Se generó mucho revuelo con respecto a la aceptación que tuvo la película allá. ¿Cómo lo viviste realmente in situ?
Tengo un video en mi teléfono donde se ve el aplauso del público en la sala, que duró 10 minutos. Además, en los últimos dos días la revista oficial del festival le daba la Palma de Oro a Relatos salvajes, según todos los pronósticos y las críticas que se van teniendo, después no sé lo que pasó.
-¿Y tu percepción personal?
Cuando vi la película en Buenos Aires me encantó y pensé: “qué bueno que va a Cannes”. Ir a un festival tiene que ver con muchas cosas. Hay películas extraordinarias que quizás nunca fueron a Cannes y ésta es una película extraordinaria que podría perfectamente no haber entrado y que lo haya logrado tiene que ver con un lobby, con cuestiones de cierto poderío que tiene atrás. Estar en el festival es algo muy importante, pero además fue de las más impactantes, salieron críticas extraordinarias.
Es increíble, ni con los mejores pronósticos uno se hubiese esperado algo así. En general, uno como actor puede hacer películas mejores, peores, sólidas o no sólidas, y siempre te vas a encontrar con una parte de la crítica a la que le gustó más o menos y muchas opiniones al respecto. En este caso,  la gente estaba fascinada, no había nada que remar, simplemente del otro lado había voces de agradecimiento.
La historia de Relatos salvajes tendrá su propio recorrido y ya se verá en Argentina. Yo la considero una película fantástica y creo que va a hacer mucho despelote en todo el mundo, al margen que no gane nada en Cannes, que es posible. El argentino es bastante exitista y siempre está pensando en ganar el mundial, pero que gane o no depende de muchas cosas.
Además, se vendió a todo el mundo. El objetivo de los festivales tiene mucho que ver con el mercado, con el acceso que tengan los productores a la venta del filme en todo el mundo, y Relatos… se vendió a Sony Classics, que ocurre con dos películas extranjeras al año. Warner la compró para distribuirla en casi toda Europa y Latinoamérica. Esperar más de una película es muy difícil.
-¿Detrás de toda esta movida está Almodóvar?
Es muy probable. Además a él le gusta mucho la película y que le haya puesto el cuerpo seguramente ha ayudado a que todo esto tenga mucha más visibilidad.
-Almodóvar dijo que no creía que la película ganara la Palma de Oro, pero que tampoco la necesitaba para estar bien parada en el mundo. ¿Qué pensás de eso?
Es que es muy probable que la película tenga los mejores recorridos en todo el mundo. Si gana la Palma de Oro sería directamente increíble, lo mismo si gana Mejor Guión o cualquier otro premio. En principio hay 18 películas en competencia, donde están los mejores directores del mundo, a los que yo admiro mucho, como los hermanos Dardenne, que son de los mejores en este momento.
-¿Andabas alucinado como un niño viendo a toda esta gente?
Por la dinámica del festival desgraciadamente no podés ver otras películas. De hecho había muchas películas argentinas compitiendo en otras secciones y no pudimos verlas porque estábamos comprometidos con otras cosas.